La pintura barroca en Italia

La llegada a Roma a comienzos de siglo de Caravaggio y Annibale Carraci marcó un giro fundamental en la historia del gusto artístico que, tras superar el academicismo y el virtuosismo de las formas manieristas todavía muy difundidas, inauguró una nueva relación con la realidad y la naturaleza. En este sentido, las obras que Caravaggio realizó en Nápoles al huir de Roma se convirtieron en savia vital para la renovación artística, mientras que en Toscana la pintura alcanzó la dignidad y la esencia propias de un intenso patetismo atento al realismo en expresiones y movimientos. En esta misma línea, en Milán se pintaron palas de altar que poseían la eficacia persuasiva de los lienzos de Ludovico Carraci, a la vez que la pintura genovesa estuvo absolutamente influenciada por la estancia en la ciudad de Rubens. Tampoco se descuidó el alcance indiscutible del teatro barroco, caracterizado por el efectismo y lo maravilloso, ni aquel novedoso gusto por lo descriptivo y lo minucioso hasta en los más mínimos detalles de la realidad exterior difundido en Roma, Nápoles, Génova, Turín y Milán gracias a los artistas procedentes del norte de Europa. Con esta obra Giuseppe Pacciarotti, tomando como punto de partida la pintura en Roma, centro promotor del nuevo lenguaje barroco, se adentra en el intrincado recorrido de la pintura del Seicento de acuerdo a una perspectiva regional. Los diferentes itinerarios de cada centro artístico se dividen en función de la investigación sobre las diversas tradiciones artísticas y sobre todos aquellos pintores cuya obra, aún en su diversidad, es testimonio de una dependencia común al espíritu del Barroco europeo.
Traductor
Colección
Fundamentos
Materia
General, Arte, Moderna, Pintura
Idioma
  • Castellano
EAN
9788470903762
ISBN
978-84-7090-376-2
Fecha publicación
15-09-2000
Páginas
440
Ancho
12 cm
Alto
18 cm
Periodo
Edad Moderna
Rústica
25,50 €
SIN IVA 24,52 €
Añadir al carrito

Libros relacionados